Tratamiento del Cáncer Pulmonar

Entre todos los tipos de cáncer que hay, el cáncer pulmonar es el asesino número uno tanto en mujeres como en hombres. Representa un tercio de todas las muertes relacionadas con cáncer en los Estados Unidos. Aunque el número de casos en los hombres que padecen cáncer pulmonar ha disminuido recientemente, el número de mujeres que padecen cáncer pulmonar sigue en aumento. Por casi 40 años, el cáncer de mama era el líder en mortandad en las mujeres hasta que en 1987 lo reemplazó el cáncer pulmonar. En 1997, se diagnosticaron 178,000 nuevos casos de cáncer pulmonar en los Estados Unidos.

Definición de Cáncer Pulmonar

El cáncer pulmonar se divide en dos categorías: cáncer pulmonar de células pequeñas y cáncer pulmonar de células no pequeñas. Estos dos tipos se comportan de forma diferente, por consiguiente, se evalúan y tratan de modos distintos. El cáncer pulmonar de células pequeñas, incluye al carcinoma anaplástico, que es una enfermedad agresiva y se encuentra ya avanzada en el momento de su diagnóstico. El tratamiento por lo general incluye quimioterapia y terapia de radiación. El cáncer pulmonar de células no pequeñas, incluye al adenocarcinoma, al carcinoma de células escamosas y al cáncer de pulmón de células grandes. El tratamiento para las primeras etapas de un cáncer de células no pequeñas es la cirugía. Casi el 80% del cáncer de células no pequeñas se puede curar por medio de la cirugía, dependiendo del tamaño del tumor y si las células cancerosas se han extendido a otras partes del cuerpo.

Factores de Riesgo

El noventa por ciento de los cánceres de pulmón están relacionados con el tabaquismo. El riesgo de cáncer en el pulmón es 30 veces más alto en fumadores que en no fumadores y está relacionado con el total de la exposición a los cigarros, nos referimos a cajetillas por año (es decir las cajetillas que se fuman al día por el número de años que han fumado). Una de siete personas que fuman por lo menos dos cajetillas de cigarros al día morirá de cáncer en el pulmón. El puro y la pipa duplican el riesgo de desarrollar cáncer en el pulmón en comparación con los no fumadores. Un aproximado de 5,000 a 10,000 estadounidenses desarrolla cáncer en el pulmón debido al humo de los fumadores.

La exposición a la contaminación, a la radiación y a químicos industriales como el arsénico, níquel, cromo y asbesto incrementa el riesgo de cáncer en el pulmón. El asbesto por sí mismo incrementa cuatro veces el riesgo de tener cáncer en el pulmón. La combinación de asbesto con cigarros aumenta 90 veces el riesgo. La exposición al asbesto también está asociada con mesotelioma, que es un tipo de cáncer que se origina en la capa de la pleura en el tórax.

Signos y Síntomas

EL cáncer de pulmón se puede observar como una masa o un tumor en una radiografía de tórax en un paciente que no tenga síntomas, pero la mayoría de los pacientes presentan síntomas cuando se les diagnostica. Los síntomas puede incluir a una nueva tos, cambios en una tos ya existente, sangrado al toser, neumonía, dolor en la costilla o en el hombro, ronquera, pérdida del apetito, pérdida de peso, hinchazón en le rostro, dolores de cabeza o dolor en los huesos.

Evaluación

Una radiografía del tórax es el primer paso en la evaluación del cáncer pulmonar. Un procedimiento normal de rayos X proporciona una buena imagen de la cavidad toráxica, pero una TC escáner (que es un avanzado sistema de rayos X) se utiliza por lo general para mostrar la masa en los pulmones, los nódulos linfáticos y el resto de la cavidad toráxica con más detalles. Los rayos X ayudarán a evaluar la extensión de la masa y sugerirán la probabilidad de cáncer. Sin embargo, un diagnóstico de cáncer requiere de una biopsia. Una IRM (resonancia magnética) puede ser parte de la evaluación para una masa en los pulmones. Es muy útil para evaluar los huesos y el cerebro, pero no brinda una buena imagen de los pulmones. Un escáner PET es una relativa nueva técnica médica nuclear que puede ser muy útil para evaluar e identificar las etapas de la masa en los pulmones. Si una masa en los pulmones "se enciende" en el escáner PET, suele ser cáncer la mayoría de las veces. Si la masa no se enciende en el escáner PET, es poco probable que sea cáncer. Esta prueba también evalúa a todo el cuerpo en busca de cualquier evidencia que indique que el tumor se ha extendido a los nódulos linfáticos u otras áreas del cuerpo.

Diagnóstico

Aunque las pruebas anteriores indiquen la presencia de cáncer, se necesita una biopsia para hacer el diagnóstico. Una biopsia es la extracción y el examen de tejido biológico, células o fluido. Una biopsia se puede llevar a cabo en diferentes formas.

Un paciente puede toser una muestra de esputo para buscar células cancerosas. Una citología del esputo diagnosticará el 75% de los tumores que se localicen en los bronquiolos (vías respiratorias), pero sólo el 25% de los tumores que se encuentren al final de los pulmones. Si la prueba resulta negativa, no garantiza que no haya presencia de cáncer.

Una biopsia con aguja es una técnica en la cual un radiólogo anestesia la piel e inserta una aguja a través del pecho al la masa en el pulmón. Esto por lo general se lleva a cabo en el departamento de radiología con un TC escáner para dirigir con exactitud la aguja. Esto diagnosticará de un 60% a un 90% el cáncer pulmonar, dependiendo del tamaño y localización de cáncer. No obstante, hasta en las mejores circunstancias, una biopsia con aguja a veces falla en el diagnóstico de algunos tipos de cáncer. Por lo tanto, si la prueba no diagnostica cáncer, no existe la garantía de que la masa sea benigna (no cancerosa).

Otro método para obtener tejido es la broncoscopia flexible, en donde se inserta un tubo hueco a través de la boca o nariz hacia los bronquios (vías respiratorias). El procedimiento se puede realizar bajo una ligera sedación o con anestesia general. Si se llega a visualizar un tumor en las vías respiratorias, se obtendrá una muestra de tejido. La mayoría de los cánceres pulmonares no se observarán con el broncoscopio ya que se localizan al final del pulmón, más que en los bronquios.

La mediastinoscopia cervical es un procedimiento quirúrgico que se realiza con anestesia general en un quirófano. A través de una incisión de una pulgada en el cuello, el cirujano sigue la traquea hasta el tórax para remover nódulos linfáticos. Este procedimiento se puede realizar de manera ambulatoria. Es una prueba muy importante ya que no sólo permite diagnosticar el cáncer de pulmón sino también puede indicar la extensión del tumor y así ayuda a determinar el adecuado tratamiento.

Una biopsia quirúrgica puede ser necesaria para determinar si una masa es cancerosa o no. Esto requiere de hospitalización y anestesia general. Generalmente, una biopsia se obtiene con tres incisiones pequeñas (media pulgada) en un procedimiento que se llama toracoscopia o cirugía torácica asistida por video. Se coloca una cámara en una de las incisiones, mientras que el patólogo introduce instrumentos quirúrgicos en las otras incisiones para extraer parte de la masa en el pulmón para su estudio. Si se llega a encontrar cáncer, entonces, mientras el paciente sigue dormido se realiza una cirugía de cáncer completa.

Etapas

El cáncer de células pequeñas representa el 25% de todos los cánceres en el pulmón. Puede estar representado como una enfermedad limitada (que se localiza sólo en el tórax) o como una enfermedad extensiva (que se propaga fuera del tórax). El cáncer de células pequeñas se trata por lo general con quimioterapia o terapia de radiación. Muy rara vez se trata con cirugía porque para el momento en que se diagnostique por lo general ya se extendió a otras partes del cuerpo, incluso cuando las pruebas no lo confirmen.

Existen cuatro etapas en el cáncer de células no pequeñas. Estos sistemas de etapas es importante para determinar el pronóstico y el tratamiento para el cáncer pulmonar. La etapa I es un tipo de cáncer que se encuentra sólo en el pulmón. La etapa II es un tipo de cáncer que se ha extendido a los nódulos linfáticos que están cercanos al tumor dentro del pulmón. La etapa III es un tipo de cáncer que se encuentra en el tórax, pero que se ha extendido ampliamente a través de los tejidos del tórax. La etapa IV es un tipo de cáncer que se ha extendido a otras partes del cuerpo como al cerebro, al hígado o a los huesos.

La evaluación de las etapas de un cáncer de pulmón involucra una historia clínica, un examen físico, así como, diversas pruebas. Se pueden realizar pruebas de función pulmonar para verificar si el paciente cuenta con la suficiente función pulmonar para que se pueda realizar una cirugía de manera segura. El paciente respira dentro de una máquina para determinar su capacidad pulmonar. Otras pruebas como escáner de huesos o del cerebro se pueden realizar para ver si el tumor ha hecho metástasis (extendiendose) a otras partes del cuerpo.

Tratamiento

En Cedars-Sinai, a través del Instituto Integral de Cancerología Samuel Oschin, se ofrecen tratamientos de vanguardia para todas las etapas en cáncer pulmonar; incluyendo estudios de investigación, los cuales cuentan con nuevos tratamientos que no están disponibles en ningún otro lado. Un equipo altamente competitivo se preocupa en tratar a los pacientes como parte integral de nuestro programa. A menudo se requiere de una terapia de multimodalidades. Y nuestros cirujanos, especialistas en enfermedades pulmonares, oncólogos y especialistas en terapia de radiación trabajan en conjunto para formular el mejor tratamiento para cada paciente. Nos dedicamos a brindar el más actualizado y el mejor cuidado a nuestros pacientes.

Al igual que con todos los tipos de cánceres, el cáncer pulmonar se puede tratar con cirugía, quimioterapia, terapia de radiación o la combinación de los anteriores. El tratamiento depende del tipo de cáncer y la extensión del mismo. La cirugía ofrece la mejor oportunidad de curar un cáncer pulmonar y es el tratamiento que se elige para la temprana etapa en un cáncer de células no pequeñas; pero no es muy efectiva para cánceres en etapas más avanzadas. Se lleva a cabo cuando el tumor está confinado al pulmón y cuando el procedimiento se puede realizar de forma segura. La cirugía involucra la extracción del cáncer y de los nódulos linfáticos del tórax. La quimioterapia y la terapia de radiación son pocas veces un remedio, y por lo general se utilizan para disminuir los tumores avanzados que no se pueden resecar.

El pulmón derecho tiene tres lóbulos (el lóbulo superior derecho, el lóbulo medio derecho y el lóbulo inferior derecho) y el pulmón izquierdo tiene dos lóbulos (el lóbulo superior izquierdo y el lóbulo inferior izquierdo). Una segmentectomía o resección en cuña es la extracción de una parte del lóbulo; una lobectomía es la extracción de todo el lóbulo y una neumonectomía es la extracción de todo el pulmón.

La cirugía más común de cáncer pulmonar es la lobectomía. Para etapas I en cáncer de pulmón, la cual ha probado tener una menor recurrencia de cáncer en el pulmón y tiene el índice más alto de curación en comparación con la resección en cuña o segmentectomía. El porcentaje de curación para cirugías pulmonares varía del 20 al 80%, dependiendo en la etapa en la que se encuentre el tumor. Para cirugías de pulmón, se hospitaliza al paciente de tres a siete días. La cirugía se realiza con anestesia general. Uno de los riesgos más comunes es la neumonía, por lo que al paciente se le pone a caminar el mismo día de la cirugía, después de la misma. Durante la cirugía, se colocan tubos de drenaje en la cavidad toráxica. Estos tubos se conectan a un sistema de recolección y se remueven días después de la cirugía.

El programa para el tratamiento de cáncer pulmonar en el Centro Médico Cedars-Sinai es el mejor del siglo XXI. Ya que emplea la tecnología más avanzada disponible, los doctores McKenna y Fuller realizan la mayoría de las cirugías mínimamente invasivas con la ayuda de la tecnología de video. Cedars-Sinai está orgulloso de ser una de las pocas instituciones en el mundo capaces de ofrecer a sus pacientes cirugías de cáncer en el pulmón lo menos invasivas posibles. Lo que resulta en menos dolor, hospitalizaciones más cortas, una recuperación más rápida que con la cirugía tradicional la cual es invasiva y separa las costillas.

Quimioterapia

La quimioterapia incluye la administración de medicamentos que matan al cáncer, por lo general vía intravenosa. Se puede utilizar para encoger un tumor canceroso antes de la cirugía, para prevenir la recurrencia de cáncer después de una cirugía, o en pacientes que tiene el cáncer extensivo y que no se puede resecar. Existen diferentes medicamentos de quimioterapia, y sus efectos secundarios varían dependiendo de los mismos. La quimioterapia por sí sola no cura el cáncer de células no pequeñas, pero es el tratamiento primario para el cáncer de células pequeñas.

Terapia de Radiación

La terapia de radiación es un tratamiento de rayos X que se lleva poco tiempo y se realiza en forma diaria durante varias semanas. Al igual que la quimioterapia, se puede realizar antes de una cirugía, después de una cirugía o en vez de una cirugía. Los efectos secundarios son mínimos y pueden incluir cansancio, quemaduras en la piel parecidas a las que suceden cuando tomamos el sol, esofagitis y nauseas. Aunque la radiación puede curar el cáncer de pulmón, del 5% al 10% de los pacientes que reciben terapia se consideran curados.

Servicios y Recursos - Cedars-Sinai

Para más información o para hacer una cita, por favor comuníquese con nosotros por medio: Correo electrónico.

Teléfono:

La oficina en México, Ciudad de México

Teléfono: 55 5081 8161

Contacto: Margo Torres

Estados Unidos, Los Ángeles, California

Teléfono: (310) 423-7890; fuera el EE.UU 001 (310) 423-7890

Android app on Google Play